Reseña del libro: Memorias de mis putas tristes. Gabriel García Márquez. Editorial Diana, México.

04/05/19

Cuando escribe el maestro. La gente lee. Esta afirmación se puede aplicar en el caso de García Márquez. Prueba del refinamiento y calidad de la prosa escrita por el Gabo, como le decían cariñosamente. En está novela, un hombre al cumplir sus noventa años desea una noche de amor ardiente con una jovencita virgen. Para tal empresa el personaje acude a los servicios de Rosa Cabarcas. La regenta de la casa de prostitutas del pueblo, quizás en algún lugar de Colombia o pueblo de Sudamérica. Debo admitir que se antoja actualmente políticamente incorrecto por los días que vivimos de grupos y movimientos feministas. La idea de que una persona de tal edad quiera pasar una noche de placer con una adolescente. Sin embargo, Gabo sabe cómo superar literariamente esta cuestión a su manera. Para presentarnos una obra a la altura de las expectativas del lector. Entre recuerdos, dolencias, y ciertos pesares del corazón de tan afligido personaje, que sabe que no existe retorno y que sólo a través de los recuerdos que atesora con avidez, le dan sentido a su presente. En una serie de encuentros y desencuentros de ambos personajes el amor puede superar cualquier barrera. Comenzando por algo tan físico como el cuerpo y el deseo para tornarse en un amor más puro que puede trascender tiempo y espacio.

Mario M. Toledo

Lo dijo Lev Tolstoi ( Acerca del amor )

07/01/18                Vanidad, amor, deseo, gloria.

No hay que confundir la vanidad con el amor por la gloria y mucho menos con el deseo de amor-el amor al amor. La primera es el deseo de distinguirnos de los otros por medio de acciones insignificantes, a veces incluso, malas; el segundo es el deseo de ser elogiado por acciones útiles y buenas; el tercero es el deseo de ser amados.

Lev Tolstoi

(Diarios 1895-1910)

Ediciones ERA Conaculta-Fonca, México. 2013