Reseña del libro: La balada del café triste. Carson McCullers. Seix Barral editorial.

05/01/18      Pueblo, café, extranjero.

Hola amigos, en ésta ocasión y después de una prolongada ausencia. De nuevo por aquí. Feliz Año Nuevo 2018.  Comparto con ustedes, la siguiente reseña del libro de Carson McCullers: La balada del café triste de la editorial Seix Barral.

Carson McCullers es un escritora sobresaliente de principios del siglo veinte. Nació en Columbus, Georgia; Estados Unidos en el año de mil novecientos diecisiete. Y fallece en la ciudad de Nueva York, en el año de mil novecientos sesenta y siete.

Este libro, que reúne los mejores relatos de McCullers, inicia con un cuento que le da titulo al mismo, me refiero a Balada del café triste. Miss Amelia, es la dueña de un pequeño café, en un pueblo del sur de Estados Unidos, donde se dan cita una serie de personajes propios de esta región, desde Stumpy Mcphail, hasta el infame Henry Macy, y por supuesto el misterioso jorobado forastero, primo de Miss Amelia. Juntos  Miss Amelia, Henry Macy y Lymon Willis, el jorobado; formaran un triangulo amoroso con un final insospechado.

En Wunderkind, una chica adolescente toma clases de piano hasta el agotamiento, sin comprender el porqué de las sesiones maratónicas.

En el Jockey. Un joven se enfrenta a un entrenador, a un corredor de apuestas y a un hombre acaudalado dueño de Seltzer, el caballo que había montado en aquella tarde del encuentro.

Madame Zilensky y el rey de Finlandia. Una mujer, madam zilensky y mr. brook. Se enfrascan en una conversación acalorada sobre la existencia del rey de Finlandia, sosteniendo éste último que  el rey de Finlandia no existe, pues éste país es una república.

En el relato el Transeúnte. El señor Ferris, se reencuentra con su ex-mujer Elizabeth para visitarla  y, conocer a su nueva familia. Rememorando Ferris el pasado que vivieron juntos.

En un dilema domestico. Martin Meadows, tiene que lidiar con el problema de una esposa alcohólica.

En un árbol. una roca. una nube. Un ebrio extraño en un café le narra a un chico, el dolor de la separación de su ex esposa después de un par de años juntos y sus desventuras.

Opinión. Es el primer libro que leo de ésta escritora y su estilo es claro sin ser rebuscado, por algo es una de las grandes autoras norteamericanas de principios del siglo pasado. Es muy recomendable para quien guste adentrarse al mundo narrativo de Carson McCullers.

Portada tomada del libro: La balada del café triste. Carson McCullers. Editorial Seix Barral.

mariomtoledo.

A toda la comunidad internacional de blogueros, un fuerte abrazo, reiterándoles que éste año nuevo les traiga éxitos, salud y amor.

Derechos reservados 2018.

Cuento: La noche del búho.

10/12/17          Obscuridad, noche, miedo.

     Caminar de noche bajo la luz de la luna llena, no era algo a lo cual estaba acostumbrado Víctor, sin embargo, allí estaba a plena luz de luna. El y Francisco, salieron de la comunidad al caer la tarde, con el objetivo de llegar a la cabecera municipal; para realizar una urgente llamada. En esa época el celular empezaba a utilizarse, pero la señal era inexistente.

     Regresaron por el mismo camino. Hacía frío. Una lluvia intensa se había dejado sentir, apenas un par de horas antes; el asfalto permanecía mojado. Anochecía, y una oscuridad como boca de lobo empezó a cubrir el horizonte, dando paso a una luna llena brillante y hermosa.

     Cansados, y con linterna en mano, que en esos momentos empezaba a fallar, siguieron hasta llegar a una curva, de pronto “algo” de entre los árboles bajo a la carretera, y corrió directo hacia ellos. Un hombre, el cual visiblemente alterado, gritaba  agitando los brazos. Parecía bailar una especie de danza. Por momentos reía a carcajadas y, en otras lloraba suplicando que no se lo llevarán.

     Víctor y Francisco, estupefactos y con el corazón latiendo rápido, que parecía se les salía del pecho; trataron de reponerse de la sorpresa. Lo primero que llego a la mente de cada uno de ellos era que aquella persona estaba efectivamente chiflada, miraron a su alrededor, para ver sino se trataba de un asalto en plena carretera. En aquél lugar a casi tres mil metros sobre el nivel del mar. Pero no vieron ni notaron nada sospechoso. Sólo aquel individuo salido de quien sabe dónde.

     Trataron de calmarlo, pero el tipo continuo hablando incoherencias sobre seres descarnados, quizá seres de ultratumba o sobrenaturales que aparecían en aquel sitio a todos los caminantes, como Víctor y Francisco.

     De forma repentina, el individuo se alejó de ellos para perderse en un sendero entre los árboles. No sin antes advertirles que tuvieran mucho cuidado. Un brujo (nagual), que tenía pacto con el demonio rondaba por aquellos parajes en busca de almas para su señor.

     –¡Bah, está loco de remate!–dijo Víctor.

    Aquél hombre sólo se limitó a encogerse de hombros para enseguida proferir  enormes y sonoras carcajadas, que se podían escuchar a varios metros a la redonda.

      –ja,ja,ja    ja,ja,ja  ja,ja,ja,ja–

     Las risas eran estridentes y bufonescas. Víctor, recordó al siniestro Vincent Price.  De repente el rostro de su compañero, Francisco, se torno cruel y malevolo, sus ojos parecían ascuas que brillaban en medio de aquella tenebrosa carretera. Sin duda estaba poseído por una fuerza maligna. Se acercó a su compañero con malvadas intenciones, tomándolo por el cuello, para apretar cada vez más fuerte, hasta que Víctor cayó al suelo inconsciente.

     Todo sucedió tan rápido que no pudo ni siquiera gritar pidiendo auxilio , sólo un búho alzó su vuelo para caer sobre un ratón de campo, uh, uh, uh y luego silencio. . .

mariomtoledo

Derechos Reservados 2017

 

Cuento: Delirio

05/11/17             Mente, insomnio, voces.

Paranoia s.f. Desorden mental. Trastorno delirante.

      En ocasiones, me asomo con cautela por la ventana, y allí está aquél individuo con lentes obscuros, bigote y gorra de béisbol, que observa de manera fija. Estoy seguro me vigila.

     La comida en el hospedaje es un desastre, sin embargo, hace un par de días ingresé a la cocina y, me encontré al cocinero, estaba dándome la espalda. Al notar mi presencia giro su cuerpo regordete hasta que estuvimos frente a frente. En su mano derecha sostenía una enorme hacha y sus ropas estaban salpicadas de sangre. Había algo siniestro en su presencia. Su mirada era homicida. Debo tener cuidado, quizá le agregue veneno a los alimentos. ¡Tengo que estar un paso adelante!

     Puedo jurar  es el asesino del que hablan las noticias a nivel nacional. El caníbal de la plaza “Morelos”.

     Abandono con prisa el lugar, casi corriendo. Jamás regresaré al sitio del verdugo.

     A menudo escucho voces en el pasillo del hospedaje, murmullos, lamentos y gritos lastimeros. Voy enseguida a la puerta, para asomarme, sin embargo, el pasillo está totalmente en silencio. He escuchado que el lugar fue un hospital para enfermos mentales. Sus habitaciones sirvieron para tal propósito.

      Llevo tres días sin poder conciliar el sueño. El reloj de cucú en la pared no cesa de marcar las horas, el péndulo oscila sin parar. Inexorable. Además, el cuarto es pequeño y carece de ventilación. El calor se torna insoportable, de no ser por el viejo ventilador de techo; la habitación se volvería asfixiante.

     A veces, abandono la estancia para conseguir cigarros y cerveza en una tienda ubicada a un par de cuadras.  Días atrás  acudí a las tres de la mañana, preso de un terrible insomnio. El chico, en el mostrador me sonrió de una forma extraña. Sus dientes lucían maltratados y amarillos por la nicotina. En realidad, ignoro los motivos ocultos que tenga para sonreír de esa manera.

     Desconfío del vecino, de la vendedora, la chica que cada mañana espera en la esquina el autobús para llevarla a su trabajo.

     Extraño a mi familia, a mis padres, hermanos y hermanas. El mes pasado llegó de visita mi hermana Clara, la más pequeña. Se presentó acompañada de un individuo enfundado en una bata blanca, su rostro me parece conocido. Es el tipo que siempre se encuentra en la recepción del hospedaje.

     Mi hermana platica con él y observo en su rostro una mueca de angustia.

    Pregunta si el trato es bueno. Le respondo que no, pues la comida es pésima, a veces me impiden que salga, y está prohibido fumar o beber. Es peor que una celda de presidio; le manifiesto.

–Pero debes obedecer– dice.

     Extrañado, le cuestiono el porqué de su actitud. Ella no sabe qué decir, sólo agrega que se tiene que ir y me porte bien.

   Con hondo pesar, observo cómo lentamente camina hacia la puerta. Gruesas lágrimas recorren sus mejillas.

    La sigo para suplicarle se quede, pues me deprimo mucho. Grito que estoy bien. Sin embargo, ella continua caminando ahora con prisa hasta perderse en el pasillo.

–¡Por dios, no estoy loco, lo juro!–

mariomtoledo

Derechos Reservados  2017

 

 

 

 

 

 

Sobre el arte de escribir

14/10/17      Escritor, novela, cuento,

     El novelista que no escribe sobre aquello que en su fuero recóndito lo estimula y exige, y fríamente escoge asuntos o temas de una manera racional, porque piensa  que de éste modo alcanzará mejor el éxito, es inauténtico y lo más probable es que, por ello, sea también un mal novelista (aunque alcance el éxito: las listas de best-sellers están llenas de muy malos novelistas, como usted sabe de sobra).

                                                                                                                 Mario Vargas Llosa

        Cartas a un joven novelista.

Alfaguara editorial.

Cuento breve: La idea genial de Quintín Chávez.

05/09/17             Sembrar, idea, cultivo

Un domingo soleado, estaban Quintín Chávez y su primo Gumersindo, en el corredor de la casa. Aburridos, no sabían qué hacer, así que Quintín le propuso a Gume lo siguiente: conseguir una planta y sembrarla.

–¿Pero de qué, primo?–preguntó Gume.

El Tin, como le decían sus cuates. Le dijo que una muy bonita color verde, que por cierto no daba frutos, sino más bien,  se trataba de una planta que se podía vender.

–Ah, no me vengas con que vamos a sembrar lechuga, primo–dijo Gume.

–No, mi estimado Gume; es algo mejor. Te explico, se cultiva para luego secarla, y después fumarla–dijo Tín

–Ahora me doy cuenta. Vamos a sembrar tabaco, pues que bien primo, que bien–dijo Gume.

–Ay, primo lo menso no se te quita, ¿verdad?–exclamó Tín.

Mario M. Toledo Ley

Derechos Reservados

 

 

 

 

Reseña del libro: De qué hablo cuando hablo de escribir. Haruki Murakami. Tusquets editorial.

10/ 08/ 17                     novela, premios, cuentos, escribir.

Hola, saludos. La reseña que presento a continuación es sobre el libro de Haruki Murakami: “De qué hablo cuando hablo de escribir“. Editorial Tusquets. Colección andanzas. (2017).

Murakami, logra al igual que algunos de sus predecesores (Chejov, Vargas Llosa, Stephen King), transmitir con éste libro su experiencia, consejos y  técnicas, que ha puesto en practica durante su carrera como escritor . Desde los porqué escribe, los personajes,  premios y reconocimientos. Los momentos decisivos que lo llevaron a abandonar su trabajo en un club de jazz y, la epifanía sobre cómo se decidió a escribir. Su lucha contra la opinión pública de su país, que por momentos no lograban comprender a Murakami. Su estancia en el extranjero (Estados Unidos), sus opiniones sobre la educación en su país y, cómo de poco le sirvió ésta educación académica, ante el nuevo reto de dedicarse profesionalmente a escribir. Su pasión temprana por la lectura. Los premios que ha ganado en su país y en el extranjero. Cómo se abrió paso en el mundo editorial. Y su otra profesión como traductor al japonés de obras en inglés sobre todo los libros de Raymond Carver. Su afición por correr y la salud, además de cómo ha influido esto en su vida cotidiana y su trabajo. En resumen, “De qué hablo cuando hablo de escribir”. Es un libro de ensayos sobre el arte de escribir muy bien logrado. Por uno de los autores de mayor éxito en la actualidad, Haruki Murakami.

Mario M. Toledo Ley

Derechos reservados

Reseña del libro: El fin del poder de Moíses Naím. Editorial Debate.

10/06/17            Poder, Revolución, Más, Movilidad, Mentalidad

La siguiente reseña contiene Spoilers.

     Hola, ¿ Cómo están? En ésta oportunidad les traigo la reseña del libro:  El fin del poder, cuyo autor Moíses Naím, nos habla sobre cómo el poder político, social, económico, y cultural. Está mudando de manera vertiginosa para adaptarse al entorno global.

El autor, menciona que son principalmente tres revoluciones, que en estos momentos, se están dando en todas las esferas del poder.  Dicho poder sentó sus bases, durante mucho tiempo, en los cambios de dos revoluciones principalmente:  la revolución francesa, que trajo consigo un cambio en el poder político (de la monarquía a la republica), y la revolución industrial, que trastorno el modo de vida moderno, hasta nuestros días, en los que la tecnología ocupa un papel preponderante en nuestra vidas.

Las revoluciones que menciona Naím, son las siguientes: La revolución del más, más tecnología, más ejércitos, más seguridad, más ciencia, más educación, más y mejor calidad de vida, pero esto conlleva a más contaminación, más deterioro ambiental, más problemas como: terrorismo, migración, erosión del poder, en todos los aspectos como el militar, político, económico.

La otra revolución, es la que se conoce como la revolución de la movilidad, la aparición del chip, provocó que los teléfonos fijos sufrieran la transición a móviles, el internet, la música, los videos, la economía de mercados, las bolsas de valores, han promovido la movilidad con las consecuencias de que vivimos en un mundo, cuya dinámica es lo mediático.

Por último, la revolución de la mentalidad. Mentalidad que está cambiando a gran escala, pero sobre todo en los jóvenes, que observan el mundo a través de pantallas digitales, realidad virtual, teléfonos móviles, GPS, redes sociales, videos que son observados por millones de usuarios en la red, el aprendizaje a distancia. Al grado de concretar revoluciones pacíficas ayudados por la tecnología. Países como Egipto y Ucrania, por ejemplo, han llevado a cabo revoluciones pacíficas con éxito y, han depuesto a dictadores auxiliados por los medios digitales, que hoy tienen a su alcance. Esto no quiere decir que las redes sociales son el único factor, pues existen otros. Aclara el autor.

En resumen: El libro de Moíses Naím, nos lleva al análisis de la sociedad y las esferas del poder, que se encuentran en constante cambio. Identificando el autor, tres revoluciones: La del más, la movilidad, y la mentalidad. El poder ya no es tal como lo conocíamos antes.

Un saludo  a la red internacional de blogueros y cibernautas. Muchas gracias por sus likes y comentarios, que nos ayudan para retroalimentar éste espacio literario. Hasta pronto.

Mario Martin Toledo Ley

Derechos Reservados

Reseña del libro: Cuentos de amor. Junichiro Tanizaki. Alfaguara editores.

02/06/17               Tanizaki, Cuentos, Erotismo, Japón

La siguiente reseña contiene Spoilers.

Hola, en ésta ocasión les traigo la reseña de un libro de cuentos, cuyo autor es de origen japonés, me refiero a Junichiro Tanizaki, que junto con Yasunari Kawabata y Yukio Mishima, forman la triada de la literatura japonesa. Autor destacado de principios del siglo xx, que refina la literatura nipona a otro nivel. En cada cuento, podemos encontrar la vida típica del Japón y su adaptación al pensamiento occidental conservando sus tradiciones e idiosincrasia.  Se despliegan toda una serie de situaciones, que nos llevan a conocer la vida, el amor, el odio, el erotismo. En personajes y situaciones únicas.

En Tatuaje. El autor nos presenta a Seikichi, un tatuador de profesión, que disfruta del dolor ajeno de sus clientes, pero termina siendo víctima de una bella chica. El cuento, es una muestra del placer erótico y sadomasoquista. También representa el mundo prohibido de Tanizaki, el cual fue censurado por el publico lector de la época.

En el cuento: El secreto. Un hombre culto y de mundo, explora el Tokio nocturno. Vestido de mujer, recorre los barrios  bulliciosos de la ciudad , y conoce a una extraña dama; que también frecuenta de manera anónima aquellos lugares.

En otro cuento: El guapo. Cuyo protagonista es K, un hombre sumamente atractivo para las damas, cuya vida disipada y libertina, lo lleva a una serie de aventuras con mujeres, que lo aman y  desprecian, pero siempre arropado por la fortuna logra salirse con la suya.

En los pies de Fumiko. Un anciano toma por esposa a una bella joven, Fumiko. Cuyos pies, representan una delicia y un placer sensual irresistible para aquel hombre, al grado de complacer a la chica en todos sus caprichos, con el fin de retenerla a su lado.

En el relato: El mechón. Tres hombres se disputan el amor de una extranjera.  Mujer bellísima de origen ruso, cuya vida termina en circunstancias trágicas durante el gran terremoto del año 1923, que tuvo como escenario, principalmente, a las ciudades de Tokio y Yokohama.

En el Fulgor de un trapo viejo. Nos cuenta la historia de un pintor sin fortuna, y su encuentro con una joven vagabunda embarazada; al final del relato el padre de su hijo resulta ser aquel joven pintor.

En el segador de cañas. Narra el triangulo amoroso entre dos hermanas, Oyu y Oshizu, y el padre del narrador de la historia, y cómo el amor filial suele ser muy fuerte, al grado de renunciar a lo que más se quiere.

En la gata, el amo y sus mujeres. El autor, nos cuenta la relación amorosa entre un hombre y su gata, hasta llegar al punto de despertar celos e ira en la esposa de aquel hombre.

En resumen:

Junichiro Tanizaki, fue un escritor destacado y controvertido. Desvelando la fascinante vida del Japón moderno a través de estos cuentos eróticos.

Próxima entrega: Reseña del libro: El fin del poder. Autor: Moíses Naim. Cómo el poder ya no es lo que era, y su influencia en el mundo y la sociedad.

Reseña a cargo de Mario Martin Toledo Ley, para el blog: Tiempo de narrativa. wordpress. com

Gracias por sus “me gusta” y comentarios.

Derechos reservados

Una tarde en el parque Bicentenario.

25/03/2017

La tarde calurosa invita a salir, así que me visto. Lo he decidido, después de una larga jornada de trabajo; considero que es bueno apartar cierto espacio de tiempo para relajarme. Me visto de manera rápida sin pensarlo demasiado. A estás alturas de mi vida, considero que el tiempo es lo que más me falta. A veces llego tan cansado, que nada más comer, tomo una siesta. Pero en estos últimos días, he decidido tomar las cosas con más calma. Camino con paso ligero. Caminar ha sido siempre una de las pocas actividades las cuales disfruto. Desde que mis padres nos llevaban a mis hermanas y a mí a la escuela primaria a escasas cuadras de donde vivíamos. Hasta llegar a la secundaria donde adopté la caminata por otra razón extra, subí de peso. Por éste motivo y aunque algunos amigos se ofrecían para llevarme en sus bicicletas declinaba las ofertas alegando, que llegaría algún familiar por mí. En la prepa, no fue muy diferente me acostumbré a caminar e inclusive en algunas ocasiones llegué enfundado en pantalones deportivos, pues en ese entonces me había aficionado a correr. Recuerdo que caminaba los dos kilómetros, o quizá más en mi afán de estar más saludable. En ocasiones sudaba tanto, que era necesario secarme con una toalla y mudarme las camisas que llevaba puestas. Más tarde en la universidad sucedió casi lo mismo y digo casi porque la distancia era de tres kilómetros, los cuales recorría con gusto.

Pero el asunto no termina allí, pues años más tarde cuando mi trabajo como docente rural me llevó hasta la sierra chiapaneca, seguí disfrutando de largas caminatas por la montaña. Recuerdo de manera especial el día que llegué a la comunidad, la cual me había sido designada para trabajar como profesor, había tomado una combi, que me llevo hasta el ejido Llano Grande, justo a la mitad de la montaña. El camino concluía en ese punto y, era necesario seguir a pie. Un anciano subió por aquella ladera y me dijo que Llano Grande estaba muy cerca. Desde ese punto podía ver la comunidad. Tarde casi tres horas en llegar, y a cada paso que daba pensaba en cómo me había metido en tal problema. Por fin llegué. Y mi estancia durante tres años en la comunidad fue uno de los mejores periodos de mi vida. Mi llegada y despedida fueron  singulares. Un ciclón azotó aquella parte de la sierra, con una semana de lluvia dejándola incomunicada, tuve que  caminar dos días, pasando por la desolada Motozintla, enclavada en plena serranía. Hasta llegar a la ciudad de Huixtla con destino final a Tapachula. Como en ese momento tenía gripe llegué con una constipación que me duro tres días, sufriendo tremendos dolores de cabeza.

Hoy, sólo queda el recuerdo de aquellas experiencias, pero mis ganas de caminar continúan. Al llegar elijo una banca del parque alejada del kiosco principal, está en uno de los andadores, por lo que a mis espaldas los autos pasan de manera continua. Ya es de noche. Las luces de la ciudad se encienden desplegando todo su esplendor. El ruido es continuo, pero aun así el aire fresco nocturno, y la vista de los árboles que tengo enfrente me relajan. Un par de señoras vistiendo trajes deportivos caminan acompañadas de un perro chihuahueño, unos jóvenes platican de manera entretenida en otra banca, otro joven pasea a su labrador. Uno más pasa veloz y regresa posteriormente con una botella de agua,  acaba de comprarla en la tienda de la esquina. Una marimba comienza a tocar un melodía romántica acompañada de una trompeta. Mientras la melodía transcurre se escuchan los lamentos y requiebros de uno de los ejecutantes: ¡ayayay! ¡ajua!

Las personas de la tercera edad comienzan a llegar para sentarse en las sillas alrededor del kiosco y disfrutar de la velada musical.

Una señora se me acerca para ofrecerme papas fritas, de manera cortés declino su oferta, pero ella insiste por lo que finalmente le compro una bolsa. A mi lado un señor cansado, de aspecto sucio y tenis raídos duerme el sueño de los justos. Una niña con su madre cruzan el parque. La niña tiene más o menos la edad de mi hija, y no puedo evitar acordarme de ella. Con tristeza deseo que estuviera conmigo en ese momento, para llevarla a caminar de la mano por el parque,  y así aliviar un poco la pena de no haber estado con ella en los momentos que más me necesitaba. La congoja se apodera de mi corazón. Pero se que debo continuar por ella.

Me acuerdo de que tengo que comprar un par de tubos de pintura al óleo y crayones pastel. Son las ocho de la noche y, emprendo el regreso a casa. Relajado, ya en casa tomo un baño, además de un vaso con leche.  Me acuesto. Mañana será otro día.

Mario M. Toledo Ley

Derechos reservados

Copyright 2017

RESEÑA DEL LIBRO: La civilización del espectáculo. De Mario Vargas Llosa.

06/02/17                                        Cultura, Civilización, Espectáculo

Hola amigos, en ésta ocasión reseñaré un libro, que me causó una profunda impresión. Se trata de un libro de ensayos de Vargas Llosa, intitulado: La civilización del espectáculo. A pesar de ser publicado en el año dos mil doce. Hace  cuatro años. El ensayo sigue vigente, por qué hago ésta aseveración, la razón es sencilla. La civilización del espectáculo mediático se encuentra en su apogeo.

Es la civilización actual, cuyo valor principal es divertirse. Lo que permea en nuestra sociedad. Y sino, podemos echar un vistazo alrededor del mundo. Basta con voltear hacia el país más poderoso del mundo y, verificar de primera mano; cómo un candidato multimillonario surgido de un show televisivo, ganó la presidencia de Estados Unidos, cuya esposa es una ex-modelo. El mundo resulta kafkiano y absurdo. Ya ni de las encuestas se puede confiar, porque se rompen moldes en todos los aspectos.

Podemos ver a los reyes del espectáculo: Actores, deportistas de alto rendimiento, cantantes de rock, líderes de opinión en YouTube, Facebook, y Twiter opinar acerca de cualquier tema.

Pero revisemos el punto de vista del autor,  Mario Vargas Llosa, para comenzar empieza por definir, qué es cultura y la respuesta es sorprendente. Revisa a grandes autores de mediados  del siglo veinte, citando a T.S. Eliot, el cual afirma que la cultura es regida por un grupo de elite. Posteriormente, en mil novecientos setenta y uno, Steiner le responde con un ensayo, cuyo título es: En el castillo de Barba Azul. Algunas notas importantes en la redefinición de cultura. En el cual hace una extensa alusión  acerca de la religión, y cómo está va de la mano con la cultura. “La posmodernidad ha destruido el mito de que las humanidades humanizan” cita textual del libro. Sin embargo, existe otro termino utilizado en el texto: La pos-cultura o cómo algunos  denominan la contracultura, que reprocha a la cultura su elitismo, en palabras de Steiner. Cita después a Lipovetsky y Serroy, en cultura-mundo. Respuesta a una sociedad desorientada. Cuyo predominio es una cultura global.  Así llegamos hasta el  año dos mil diez,  año en que fue publicado el libro de Frederic Martel: Cultura Mainstream, en éste,  cultura abarca desde una película de Hollywood hasta programas de televisión, videojuegos, manga y conciertos de rock.

En los capítulos posteriores, como la civilización del espectáculo, hace alusión sobre el significado actual de cultura: Drogas, gastronomía,  futbol, sectas, y  política. En el capitulo dos, continua disertando sobre el sentido de cultura en nuestros días.

En prohibido prohibir, se refiere al termino  educación y el papel que han jugado los educadores e intelectuales en un mundo posmoderno.

En la desaparición del erotismo nos habla sobre el papel del erotismo en el pasado y cómo su banalización, ha traído como consecuencia la perdida del placer sensual de los sentidos, en un mundo mediático, que nada  deja a la imaginación.

 En el capitulo de cultura, política y poder. Vargas Llosa se refiere al papel de la política en nuestros días, al grado que una gran mayoría de personas percibe a la política como sucia.

Posteriormente, en el opio del pueblo. El autor hace una reflexión sobre la religión tan devaluada actualmente. Su función como controladora de las grandes masas, además de su amasiato nada halagador con el capitalismo.

Para concluir con una reflexión final. El autor  analiza el porqué se banaliza la cultura. Los libros electrónicos sustituirán eventualmente a los libros de papel, que algunos escritores pregonan de manera entusiasta.

 En resumen, la civilización del espectáculo nos ubica en un tiempo y espacio dominado, por la cultura mainstream en el que la información adquiere más preponderancia, aun por encima del conocimiento. Situación  resultante para las mayorías aterrador, sobre todo en un mundo globalizado como el nuestro.

Mario M. Toledo Ley

Derechos Reservados